Ha llegado el momento de decidir si el foro continua o no, queda en manos de la comunidad la decisión. Lean Acerca de la Página y el Foro para más detalles.

Hora de la medicina!

Compartan aquí sus anécdotas, relatos y crónicas de partidas.

Moderador: Moderadores

AndrusPr8
d6
d6
Mensajes: 63
Registrado: Mié Jul 16, 2014 6:24 pm

Hora de la medicina!

Mensajepor AndrusPr8 » Mié Jun 10, 2015 2:26 am

En nuestra ultima sesión Ban (picaro), "Palanca" (caballero) y Felix (filo del ocaso) debían ayudar al Sultan de Jade a encontrar la cura para la enfermedad de su hijo Warforged. Este sufría una terrible enfermedad que fracturaba su cuerpo y como medicina le sellaban las heridas con oro fundido.

Sin embargo a la hora de dirigirse hacia el sultán, como para iniciar la búsqueda, existían las siguientes reglas:
1. No deben ver al sultán a los ojos
2. No deben hablarle sin que los autorice primero

Palanca y Felix eran bien conocedores de estas reglas, pero Ban no y siendo líder del grupo entró con gran confianza se dirigió al sultán y mirándolo a los ojos le dijo "Su alteza déjenos presentarnos, somos los enviados de Nightwing!"

Yo (como DM): "Hace una prueba de Carisma por tu vida..." y no va Ban y consigue un 20 natural, obteniendo el interés y favoritismo del sultán quien a toda costa quería hacer de este Halfling su mascota personal (ya que nunca había visto un Halfling en su vida)

Entre idas y vueltas (y muchas muchas tiradas de Diplomacia) consiguieron que el sultán les ofrezca un guía para encontrar al "Mercader rojo". Sin embargo en el camino, su guía quiso intentar sacarles algo de dinero porque le pagaban mal

Ban: "Dinero? Porque no le pedís un aumento al Sultán?"
Guia: "Como si fuese tan fácil"
Ban: "Es sencillo, lo único que tienes que hacer es ir con el Sultán, mirarlo fijamente a los ojos y decirle `Deme un aumento!`. Ah! y no dejes que te responda, así obtendrás su respeto"

Entonces al otro día el ingenuo guía se presento ante el sultán y mirándolo a los ojos le dijo "Su alteza, exijo un aumento! Porque usted sabe que yo soy muy trabajador" y antes que el sultán respondiera le hace "shhhh" con el dedo directamente sobre sus labios. "Por favor no me diga nada, usted sabe que es lo que yo merezco".... Larga pausa.

Siguiente escena: Nuestro guía se encuentra encadenado contra una pared patas para arriba, totalmente desnudo, sujeto de manos y piernas y con las piernas bien abiertas. "Es hora de la medicina!" ordenó el sultán... y ya se imaginaran el resto.

Volver a “Historias, Relatos y Anécdotas de Rol”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 2 invitados